BIBLIOTECA DE LIBROS DOMINICANOS EN PDF


Escritos: Revista Cultural

sábado, 3 de noviembre de 2018

Alma adentro. Obra poética completa 1939-1976, Carmen Natalia, pdf descarga gratis


No me sería difícil alegar en el presente caso, que estos poemas llegan una vez más a mis manos, a través de una de esos seres a quienes el hada madrina otorgó el dominio absoluto sobre los poetas del mundo y en quien el más vago deseo se convierte en autoridad indeclinable y en decreto amoroso. Aunque en verdad, no es de hoy y, desde luego, sin la menor pretensión de anticipar, interpretar o patrocinar su camino profesional, que yo he querido hablar de Carmen Natalia en su poesía. Y es cierto que hasta ahora no se me había presentado la oportunidad ni se me había otorgado el derecho ni había sido necesario. Insisto en que en estas circunstancias un poema se comporta mejor que la más galana prosa, que es un ámbito más puro para decir lo que se quiere o se siente y que llega más directamente, más íntegra y plenariamente, a donde debe llegar. Si hemos de prestarle atención todavía a Oscar Wilde, sólo el arte puede explicar el arte. Y por eso este es un prólogo que debe tener un carácter estrictamente confidencial.

Carmen Natalia procede también de Macorís del Mar como Ligio Vizardi. a quien se debe ese lírico sobrenombre, olvidado tal vez que es el río y no al mar el que, según una vaga leyenda, otorga el don de la poesía a los niños que lloran sobre sus aguas. Es al Higuamo y no al Caribe a quien los dominicanos deben los Delignes, los Bermúdez, incluyendo a sus nietos, los Domínguez Charro, los Catón Arce, los Vizardi y algunos poetas menores entre otros mayores. Carmen Natalia debe haber vertido alguna lágrima infantil sobre estas aguas porque, aunque nació en un hogar favorecido, su niñez discurrió en unos jardines que cultivaba su abuelo Don Rolando precisamente junto a la orilla y han debido ser del Higuamo las aguas de su jardín. Con lo que queda demostrado que basta una sola lágrima infantil y una sola gota del río para producir el milagro…

Para la poesía de Carmen Natalia se abrió una tremenda disyuntiva. O se convertía en la voz de los pueblos oprimidos. O en el abanico de los grandes opresores. El primer camino le prometía la conspiración del silencio, la pequeña gloria de los pequeños amigos, la proscripción de las antologías y de las editoriales, la indiferencia abismal de las columnas y las calumnias periodísticas y el desdén de los críticos más acreditados así como el temor de los menos acreditados. De paso, la dificultad del pasaporte y la inscripción en las listas de los enemigos públicos, la soledad y la miseria con todos sus encantos. Carmen Natalia, y muy razonablemente, no se decidió por ese camino feo.

Pero tampoco se decidió por el otro. Su poesía, no solamente no se alistó en el ejército del absolutismo imperial, sino que consagró sus voces más puras a glorificar a los patriotas que se inmolaban en la lucha contra la tiranía dominicana. De este momento es lo más gallardo, permanente y formidable de su canción. Sus versos volvieron a andar de boca en boca. Su nombre fue otra vez cesado como en los días de su niñez por las madres conmovidas. Otra vez, aunque en una nueva dimensión y en una nueva época, su nombre retumbó en esa gran caja de resonancia que es la nacionalidad satisfecha y adoptó la posición de los grandes vuelos por los dominios de la posteridad.

Si ese es el destino final de su gran poesía, no es cosa de establecerse en términos de páginas. Los pueblos suelen ser caprichosos con sus poetas. Sucede que, cuando por fin concluyó la naturaleza unipersonal del régimen gobernante en nuestro país, la poesía de Carmen Natalia, sin que se sepa por qué, volvió a emigrar. Carmen Natalia se disipó en algún destino diplomático y su voz robusta, su voz clara, su voz genuina hizo uno de esos inmensos calderones que dejan en suspenso la gran victoria de las sinfonías. Era el momento en que el pueblo se sumergía con mayor ardor en el rescate de sus objetivos democráticos, para .establecer en el país la atmósfera nacional. La ausencia de Carmen Natalia era sensible. Era casi una pérdida. Y algunos lloraron en silencio …

Acaso a eso se debe que sean necesarias estas palabras. A Carmen Natalia corresponde en nuestro país un lugar muy elevado entre los grandes cantores de la patria. Poco debería importarnos que en la voz de los grandes poetas haya grandes silencios y tal vez grandes ausencias en todos los espacios. Lo que de un poeta quedará para la posteridad y como ejemplo de las generaciones venideras, no son sus momentos de eclipse, sino sus momentos de grandes fulguraciones. Aunque la vida es siempre una explicación, una constancia y una garantía de la obra, lo único que reserva a los hombres un lugar de consagración eterna en la memoria de los pueblos es la obra. Y en esto los pueblos son inmensamente comprensivos. Sólo rescatan para su consumo épico y para sus epopeyas nacionales, la sangre más pura y más caliente de sus poetas. Yo creo, y esto lo puedo suscribir con mi firma, que en la poesía de Carmen Natalia circula esta sangre con tal pureza y tal temperatura. Y que no está lejano el día en que su poesía y ella misma, con todo lo que en ella hay de alegre y de fuerte, de inteligente y de humano, transite entre las manos del pueblo con cintas de colores y cuentas de música. Porque nuestro pueblo es, como todos los pueblos, generoso y comprensivo con sus poetas. Y más si son sufridos. Y más si su lira suena mejor cuando la pulsan los prodigiosos dedos de la época. y más si, como ocurre con los versos de Carmen Natalia, por encima de la voluntad de los unos y los otros, y tal vez de ella misma, el pueblo sonoramente canta en ellos, más allá de sus eventuales tiranías, en la dirección de sus anhelos históricos y sus necesidades supremas.

ENVIO:
Carmen Natalia, canta! El destino y el río en cuyas orillas se meció tu niñez te impusieron la misión de entregar tu voz a millones de seres a cambio de una gloria imperecedera y algunos sufrimientos. Es tu destino. Pero es también el destino de tu pueblo. Y es la fuerza invencible de los dos.

PEDRO MIR.



miércoles, 31 de octubre de 2018

Guanuma, Federico García Godoy,pdf, descarga gratis


Rufinito”, “Alma Dominicana” y “Guanuma”, son novelas concebidas con una misma idea central: usar los personajes de la historia dominicana como ejes de relatos en que los caracteres principales no son precisamente figuras históricas. Así, por ejemplo, en “Guanuma” Fondo Ortiz es el héroe de la novela pero no es el personaje histórico; el personajes histórico es Pedro Santana, y Guanuma es el escenario en que se mueve Pedro Santana.
En la concepción general, esas tres novelas de don Federico García Godoy nacieron bajo la influencia de los “Episodios Nacionales” de don Benito Pérez Galdós; pues en la vasta obra del escritor canario los protagonistas son seres comunes, gente del pueblo o de la clase media o de la aristocracia española, nunca héroes de las grandes hazañas de sus país, pero los héroes de esas grandes hazañas son la contraparte justificativa de los protagonistas.
Además del general Santana, en “Guanuma” vemos ante nosotros al general Vargas, a Juan Pablo Duarte, a Luperón. Sin embargo la figura de Santana es la que más impresiona al lector, a pesar de que aparece descrita brevemente y un solo capítulo. Pero la descripción es magnífica, obra de un escritor de alta categoría. Antes de llegar a Santana en persona, García Godoy prepara el ambiente; va formando, co la atmòsfera del campamento, el carácter de Santana, como si ese carácter les llegara a sus amigos y sus enemigos a través de los ruidos, los movimientos y las peripecias sin importancia del vivac de Guanuma. Así, cuando García Godoy entre en el capítulo titulado “Ocaso de un Astro”, el lector se ha forjado una imagen adecuada del ambiente que ha crado Santana en torno suyo, y de ese ambiente deduce la manera de ser del gneral anexiador; de manera que al darse con la descripción de Santana en persona, encuentra que la figura es adecuada a la idea ya hecha.
Don Federico García Godoy tenía las cualidades necesarias para ser novelista. Sabía relatar; le relato no se le iba de las manos ni se le obstruía en ellas. Salvo algún que otro momento en que el autor filosofa, “Guanuma” es esencialmente relato, acción, hechos. Si el novelista no logró crear caracteres definidos en Fonso Ortiz y Rosario, anduvo muy cerca de alcanzarlo; y debemos reconocer que si lo hubiese logrado, “Guanuma” sería una obra maestra, un “capo iavoro” como dicen los italianos.

Pues la novela está bien concebida; la trama es fluída, los personajes históricos aparecen trazados con seguridad, el ambiente está bien reconstruído. Y por último el lenguaje es hermoso y simple, muy de la època en que “Guanuma” fue escrita, cuando el habla española de los literatos americanos brillaban bajo el fulgor del parnasianismo francés modificado por el verbo de Ruben Darío. En medio de esa habla García Godoy introduce los modismos del lenguaje popular dominicano; y los lectores de “Guanuma” van a encontrar en la novela, dos veces por lo menos, una palabra que se había perdido en el país y que fue resucitada a fines de 1961 e incorporada entonces al lenguaje político nacional: es la palabra “tutumpote”.

Juan Bosch



lunes, 29 de octubre de 2018

Mochila para pioneros, Narciso González (Narcizaso), pdf, descarga gratis


La palabra 'PIONERO" responde a dos significaciones: 1) "Persona que inicia la exploración de nuevas tierras". y 2) "El que da los primeros pasos en una actividad humana". Bajo cualquiera de las dos acepciones puede tomarse el pionero a quien va dirigida esta mochila que hemos preparado. Porque estos tiempos nuevos reclaman de hombres nuevos que exploren esta tierra difíciles que es la transformación social. Se precisa de hombres de una nueva sensibilidad y una capacidad para ver la realidad novedosamente y porque esta mochila va dirigida a esa legión enorme de niños y adolescentes que da los primeros pasos en diversas actividades del saber y del hacer, ya sea en los Círculos, Colegios, Hogares, Escuelas, etc. como en la finca, el taller o la calle donde los tiene arrojados la vieja y árida tierra del sistema. Esta mochila para Pionero intenta ser instrumento útil para una población que va desde aquellos que rondan los seis añitos de edad, hasta los que andan cerca de las dos décadas.

(NARCISAZO)