BIBLIOTECA DE LIBROS DOMINICANOS EN PDF


Escritos: Revista Cultural

sábado, 16 de febrero de 2019

Tengo palabras - Antonio Fernández Spencer, pdf, descarga gratis

En reciente homenaje que le rindió la Tertulia Literaria Hispanoamericana, creada en España por Fernández Spencer en 1952, el poeta Rafael Morales, profesor de Historia de la Literatura de la Universidad de Madrid, expresó; "Pero el más hondo libro publicado por Fernández Spencer es, para mí, Diario del Mundo.

"Y por último, Fernández Spencer ha escrito dos libros aún inéditos - Tengo palabras y Otra vez en la tierra-, y en donde, a la vez que en Diario del mundo, culminará señera, personal, humanísima la voz encendida de este gran poeta de América.

"El primero de ellos, Tengo palabras, ha sido escrito en 1965-1970. Se trata de un libro extenso, en donde otra vez, reverdecidos por nuevas conquistas expresivas, volvemos a encontrar las viejas preocupaciones del poeta; preocupaciones, pienso yo, que podríamos reducir a una sola sintetizadora de todas: a un cálido canto de amor; amor a los padres,arrebatados por el zarpazo de la muerte; a la muchachas frutales y hermosas; a la humanidad triste y desamparada en su Gólgota; a la naturaleza que destruimos infatigablemente.

"Hondo, conmovedor libro éste de Femández Spencer, donde a su vieja ternura; donde a sus cantos a muchachas cuyos senos arden -dice el poeta- "como dos copas de coñac", donde a sude los libros de poesía de Antonio Fenández Spencer o La publicación de sus libros ha constituído un acontecimiento para sus lectores en nuestra lengua desde que obtuviera en Madrid en 1952 el Premio Adonais por su obra poética Bajo la luz del día otorgado por un jurado que presidía Vicente Aleixandre, hoy Premio Nóbel de Literatura de 1977,y poetas y críticos de renombre en la lengua, y fuera de ella, como José Luis Cano, Florentino Pérez Embid, José Antonio Muñoz Rojas y Luis Felipe Vivanco.

El poeta tardará diez y siete años en volver a un concurso literario. en Madrid, España, y en 1969 obtuvo el Premio Leopoldo Panero de poesía, por decisión de un jurado constituído por Guillermo Díaz- Plaja, Luis Rosales, J osé Hierro, Torcuato Luca de Tena, Gregorio Marañón, Hugo Lindo y José Ruméu de Armas.

En Santo Domingo publica Vendaval interior. primera muestra surrealista de la poesía dominicana. Movimiento que llega a ese país con la Segunda Guerra Mundial, como llegaba entonces a Inglaterra y a Grecia. En 1967, el Ateneo Dominicano, para contribuir a la conmemoración del Centenario del nacimiento de Rubén Darío, publicó su libro Noche infinita. De ese libro dijo el crítico don Manuel Valldeperes que bastarían sus sonetos para situarlo entre los grandes poetas de hoy, "sin olvidar, claro está, las ponderadas y magníficas décimas de su bello libro".

Publicará en 1962 su libro Los testigos. Que lo sitúan, según el crítico colombiano Ramiro Lago, entre los poetas más notables de la poesía de combate '1 de protesta producida en América desde la colonia, "el mester de rebeldía", como bautiza al género ese crítico y profesor de la Universidad de Notre Dame, Indiana, y de la Universidad de Carolina del Norte, en Greensboro. Al comentar Los testigos. Valldeperes expresa que el poeta "no olvida que la poesía es uno de los pocos valores éticos que nos quedan, porque de ella nos viene  tres lecciones fundamentales, esenciales a la vida del hombre actual: la lección del sufrimiento, de la fraternidad y, sobre todo, la lección del amor".

Fuente: Tomado de la Solapa del mismo libro.

https://drive.google.com/file/d/1KWmtpTb7-8tFe1LFNBoBswo3Pyco31g2/view?usp=sharing