BIBLIOTECA DE LIBROS DOMINICANOS EN PDF


Escritos: Revista Cultural

domingo, 13 de enero de 2019

MÁXIMO GÓMEZ A CIEN AÑOS DE SU FALLECIMIENTO-EMILIO CORDERO MICHEL-pdf descarga gratis


Máximo Gómez

Recuerdos. Páginas
dedicadas a mi hija Clemencia


A tí, hija amada de mi corazón. A tí, pedazo de mi alma, amor de todos mis amores y esperanza de mi vida. A tí, hija mía, dedico estas líneas que aprenderás como una oración y guardarás en tu memoria como un recuerdo sagrado. Léelas tú, y haz que tus hermanos las lean, para que tú y ellos sepan cómo y dónde nací, algo de lo mucho que he sufrido, y sepan también a quiénes les debemos un favor, porque quiero que desde la infancia aprendan a pensar, sentir y agradecer.

Hay deudas en la vida de los hombres que jamás acaban de pagarse, y es preciso que los padres las leguen a sus hijos: y cuando tu mano amorosa cierre mis ojos sin luz, porque haya caído para confundirme con el polvo de los demás, a tí y a ellos tocará honrar mi nombre y mi memoria con la gratitud hacia nuestros bienhechores -yo habré desaparecido de la escena de los vivos.

Esos amigos, también pueden abandonar este mundo mentiroso y falaz, pero quedarán sus hijos, justos acreedores para recoger el fruto que sus padres han sembrado.



MÁXIMO GÓMEZ


EMILIO CORDERO MICHEL 

MÁXIMO GÓMEZ A CIEN AÑOS DE SU FALLECIMIENTO

En ocasión de conmemorarse el 17 de junio de este año el centenario del fallecimiento de Máximo Gómez, el director del Archivo General de la Nación decidió conmemorar esa luctuosa efemérides con la publicación de este libro.

Para tales propósitos, en mi calidad de editor he seleccionado, además de ocho trabajos del propio Máximo Gómez, quince de otros autores dominicanos, tres de cubanos incluyendo a la hija del Generalísimo, María Clemencia Gómez Toro, y uno del educador, independentista y antillanista puertorriqueño Eugenio María de Hostos. Además, al [mal he recogido algunas de las noticias de prensa aparecidas en el periódico Listín Diario y cierro la obra con una pequeña sección iconográfica.

Escogí esos ocho trabajos de Máximo Gómez porque considero que son los más representativos de todo lo que escribió en su agitada vida y porque evidencian su pensamiento social, sus concepciones revolucionarias y su profundo amor hacia los sectores explotados de la sociedad colonial cubana. De esas siete exposiciones del Generalísimo, cinco aparecieron publicadas por primera vez en la obra compilada por su hijo Bernardo Gómez Toro titulada General Máximo Gómez y Báez. Revoluciones ... Cuba y Hogar, editada en La Habana en 1927,volumen que ha sido reproducido en Cuba infinidad de veces y que aquí yo sugerí publicarlo, al celebrarse el sesquicentenario de su nacimiento en el 1886 y realizarse la XIV Feria Nacional del Libro "Prócer Máximo Gómez", reimpresión que estuvo a mi cargo y que prologué. Los otros tres escritos han sido reproducidos de publicaciones cubanas, particularmente del historiador Salvador Morales Pérez y del Instituto Cubano del Libro. Cada uno de estos siete trabajos, así como los diez y nueve restantes, tiene una nota al pie de la página en que comienza señalando la fuente de donde fue extraído o si eran inéditos.

Presentar, aunque sea brevemente como en esta ocasión, algunos de los ensayos y escritos de Máximo Gómez no es tarea fácil porque él es más conocido por sus actividades bélicas que por las literarias. Muy poco se conoce de su pensamiento revolucionario y humanista, de su sensibilidad social que lo llevó a hacer suyas las demandas de libertad y justicia social de las masas hambreadas y desposeídas y a profesarles una insondable adhesión mientras, por el otro lado, sentía un rabioso desprecio hacia los ricos, hacia los poderosos dueños de los medios de producción de la sociedad de Cuba. Ése es el Máximo Gómez que ofrece una faceta ignorada de su extraordinaria personalidad en los siete trabajos -algunos muy breves- que se reproducen en esta obra con la que se le rinde homenaje de recordación.

Debo aclarar antes de continuar, que en todos los trabajos y ensayos incluidos en este libro, absolutamente en todos, se ha respetado la versión de su autor, su estilo y forma gramatical y que solamente me he tomado la libertad de separar ciertos párrafos excesivamente largos y de emplear, en algunos casos, cursivas en las citas mencionadas en los mismos, En dos o tres oportunidades ante algún dato confuso o errado, no lo he tocado y al pie de la página he colocado una nota del editor para aclararlo.

En el primer trabajo de Máximo Gómez, Notas autobiográficas, 1 redactadas cuando en octubre de 1984 trabajaba la tierra en su [La Reforma, ubicada en Laguna Salada, Guayacanes, Monte Cristi, y junto a Martí preparaba la fallida expedición de Fernandina, es en el que manifestó su sentimiento humanitario y compenetración con las aspiraciones del ser que más sufría y era explotado en Cuba: el negro esclavo. Fue en esa oportunidad que declaró que "acepté al principio la revolución para buscar en ella la libertad del negro esclavo" y aseguró que fue a combatir a Cuba por su independencia contra España porque creyó "que peleaba por la humanidad".

El segundo trabajo, Recuerdos. Páginas dedicadas a mi hija Clemencia, fue escrito en Tegucigalpa, Honduras, cuando Máximo Gómez residía junto con su familia en ese país centroamericano, invitado por el presidente Marcos Aurelio Soto para organizar el ejército hondureño. En parte, estas Páginas completan sus datos autobiográficos ofrecidos anteriormente, especialmente los relativos a su vida y participación en la Batalla de Santomé y algunas de sus posteriores experiencias y peripecias en Cuba durante la Guerra de los Diez Años.

En el tercer trabajo, El viejo Eduá o mi último asistente, igualmente redactado en La Reforma en julio de 1892, ensayo en el que mostró su ternura y amor hacia los hombres, es probablemente el más humano y hermoso de sus escritos. Ello así porque a Eduardo (Eduá), viejo esclavo negro de 60 años a quien, según sus palabras, "la libertad le alcanzó demasiado tarde, " le agradeció tanto que le sirviera por varios años como ordenanza, que se lo dedicó perpetuando su nombre.

https://drive.google.com/file/d/1jrIJpR-pg22wSvgRqYiD-KFVaGdctXGi/view?usp=sharing