BIBLIOTECA DE LIBROS DOMINICANOS EN PDF


Escritos: Revista Cultural

domingo, 5 de agosto de 2018

Pedro Henriquez Ureña Obras Completas, pdf, descarga gratuita



La publicación de las obras completas dePedro Henriquez Ureña por la Editora Nacional, editadas  antes por la Universidad "Pedro Henríquez Ureña" por  iniciativa de don Juan Jacobo de Lara, viene a constituir un aporte en la era del conocimiento, en razón deque  Pedro Henríquez Ureña, José Martí, Eugenio Maria de Hostos, José Enrique Rodó y Alfonso Reyes, para mencionar sólo algunos nombres, deben estar en nuestra América como el insumo esencial de nuestras bibliotecas, para nuestras computadoras, la Internet y las nuevas tecnologías que garanticen un verdadero saber cuyo contenido ético humanístico oriente los nuevos senderos en nuestra América. El carácter universal de la obra de Pedro Henríquez Ureña nunca contrasta con lo que llamó don Emilio Rodríguez Demorizi con acierto La dominicanidad en Pedro Henriquez Ureña. Sus estancias en Estados Unidos, Cuba, España, las dos jornadas de México y los más de 20 años en Argentina, permitirán captar la evolución de su conocimiento y la multiplicidad delas disciplinas que abordó.




Sus reflexiones sobre figuras de nuestra literatura como Rubén Darío, Sor Juan Inés de la Cruz,Eugenio Maríade Hostos, José Enrique Rodó y Juan Ruiz de Alarcón son determinantes. Acerca de este último elaboró una tesis sumamente original que transformó toda la visión de la intelectualidad hispanoamericana y peninsular sobre este dramaturgo de primera dimensión. Su admiración desde la juventud por la cultura griega y el rigor de su estudio sumados a sus profundos conocimientos sobre las literaturas inglesa, alemana, francesa y norteamericana le llevó a pensar en un mensaje a todos los estudiosos: "El ansia de perfección es la única norma, pero no una perfección intelectual al margen de la justicia".









Y por eso dirá: "El ideal de justicia está antes que el ideal de cultura: es superior al hombre apasionado de justicia el que sólo aspira a su propia perfección intelectual [...] Si nuestra América no ha de ser sino una prolongación de Europa, si lo único que hacemos es ofrecer  suelo nuevo a la explotación del hombre por el hombre (y por desgracia esa es hasta ahora nuestra única realidad), si no nos decidimos a que esta sea la tierra de promisión para la humanidad cansada  de buscarla en todos los climas, no tenemos justificación [...] Nuestra América se justificará ante la humanidad del futuro cuando se constituya en magna patria, fuerte y próspera por los dones de la naturaleza y por el trabajo de sus hijos, dé el ejemplo de la inteligencia".


Añadir leyenda








Lo que confiere la condición de maestro, es decir, de paradigma, de influencia bienhechora, de irradiación espiritual, no es la sumatoria de palabras o de hechos que expone un disertante. Los diccionarios también cumplen esa función. Diríamos ahora, quela Internet y las diversas formas de comunícación moderna, tecnológicas, también.


La mejor expresión de su figura nos la ofrece Jorge Luis Borges, cuando dijo que "maestro no es quien enseña hechos aislados o quien se aplica a la tarea mnemónica de aprenderlos y repetirlos, ya que en tal caso una enciclopedia sería mejor maestro que un hombre, Maestro es quien enseña con el ejemplo, una manera de tratar las cosas, un estilo genérico de enfrentarse con el incesante y vario universo... ideas que están muertas en el papel, fueron estimulantes y vividas para quienes las escucharon y conservaron porque detrás de ellas, y en tomo a ellas, había un hombre. Aquel hombre y su realidad las bañaban.






Pedro Henríquez Ureña trabajó la crítica filosófica y privilegió tres condiciones que constituyen base firme de cualquier método o sistema de crítica, conocimiento, intuición y sensibilidad. Sereno, equilibrado, exigente. Distinguió con claridad dos Américas en Caminos de nuestra historia literaria yen Seis ensayos en busca de nuestra expresión: la América buena y la América mala. La América buena está erigidaç sobre la cultura, la estabilidad y el desarrollo. La América mala, en el atraso y la flaqueza. La América buena la identifica con la democracia; la mala con las tiranías ignorantes o ilustradas, o la anarquía.

Para la Secretaría de Estado de Cultura y la Editora Nacional, la edición de las Obras completas de Pedro Henríquez Ureña es el acontecimiento capital de la cultura dominicana de cara al siglo XXI. Ningún evento o acción en plano trascendente de la formación y uso consciente de las herramientas teóricas y la visión práctica del proceso de creación de los valores de la lengua, la identidad y la cultura, está por encima de este aporte. Su voz es actual y su pensamiento es
inagotable.







Delante de nosotros, su efigie, su rostro su palabra rigurosa y estricta; marchan ya sus palabras, su enorme cultura y su fundamental sabiduría y, sobretodo, camina el pueblo liberado por la cultura, el país exorcizado de sus demonios de oscurantismo y envilecimiento. Desde algún cielo de amor y magisterio, llueven sus ideas, como abono fértil, sobre un nuevo ser nacional, mejores dominicanos
para una Patria de hombres y mujeres cultos, de hombres y mujeres libres, como dijera Martí.

Tony Raful